La acampada de Barcelona apuesta por las asambleas de barrio mientras pospone al martes la definición de su continuidad

Durante la madrugada del domingo y tras las celebraciones de la victoria del Barça en la Champions, miles de personas frenaron un intento de entrada en la Plaza por parte de la policía catalana con la estrategia de resistencia pacífica.

Article publicat a Diagonal Periódico del passat 19 de maig de 2011, amb coautoria amb Joana Grenzner Garcia. 

La acampada de Barcelona de las y los indignados ha celebrado este domingo una asamblea para definir como se da continuidad al proyecto y, aunque de momento se ha pospuesto la decisión hasta el martes, parece claro que la gran apuesta es la creación de asambleas de barrio -más de quince sólo en la ciudad- y mantener el espacio de Plaça Catalunya para el movimiento del 15-M por su gran simbolismo. 

Además, la extensión y estructuración de las asambleas de los barrios necesita de más tiempo para su gestión y organización. Por otra parte, la plaza ha sido un espacio de encuentro, de movilización, de repolitización y de difusión de la protesta. Miles de personas se han pasado por la plaza para manifestarse y para sumarse a las caceroladas, pero también para asistir a las asambleas y debatir con los demás asistentes, o para solicitar información; ha sido, por tanto, una primera experiencia política para muchos y muchas.

Una oportunidad para recuperar los espacios públicos para ejercer la ciudadanía y la democracia, y un ejemplo de autogestión. La gente acampada y la que asiste a las asambleas tienen claro que la actual situación no se puede extender de manera indefinida en el tiempo por el desgaste que puede provocar, pero al mismo tiempo también creen que no se puede perder este espacio, ni su carácter de símbolo.

Lo que también tienen claro las y los indignados es que dejar de acampar en la plaza no significará el fin de esta movilización, y que la Plaça Catalunya puede ser un espacio semanal de reunión y coordinación, un punto de difusión, y un espacio simbólico de protesta. Dejar de acampar no significa renunciar a la politización del espacio público.

“Tal vez porque sea muy joven pero es la primera vez que veo usar una plaza para debatir, informar, movilizarse y protestar de la forma que se ha hecho ahora y es una gran experiencia”, afirmó una joven que participó de la asamblea de la Comisión Feministas Indignadas. Con todo, esta misma apuntó que “no podemos abandonar la plaza sin algún logro para el pueblo”, aunque otra de las participantes matizó “si decidiéramos abandonar la plaza, no lo tenemos que vivir como un fracaso sino como una fase más en la movilización que ahora se debe de basar en extender a los barrios la protesta”, puntos de vista diferentes más complementarios que contradictorios.

Por si acaso el martes se decide continuar, muchas comisiones ya han establecido los turnos para esta semana. Otro de los puntos clave que permite explicar el retraso en la decisión es la necesidad de consensuar entre todas las asambleas de unos puntos comunes mínimos para reclamar que giran en muchos casos alrededor de la ley electoral, de mejorar la participación democrática, sobre la necesidad de establecer un control sobre los políticos y los poderes económicos y el mantenimiento del Estado del bienestar, la consecución de salarios dignos, la garantía del derecho a la vivienda y la lucha contra la corrupción. Con todo, estos puntos aún están pendientes de consenso entre todas las asambleas del Estado español, lo que necesita aun de tiempo para su aprobación.

Convivir con la victoria del Barcelona

La convivencia con la celebración de la posible, y después confirmada, victoria del Futbol Club Barcelona en la Champions Ligue, se desarrolló el sábado con gran tranquilidad por parte de los acampados. Miles de asambleístas habían decidido convivir con esta celebración: antes del partido pudo verse mucha gente en la plaza con camisetas del Barça o escuchando el partido y manteniendo el compromiso con la acampada.

La Rambla Canaletes, un espacio contiguo a la Plaça Catalunya, es el lugar tradicional de celebración de las victorias de este equipo, que a veces han acabado en altercados, y se temía que pudieran ser una excusa para el desalojo de la céntrica plaza barcelonesa. El reto ya existía antes, incluso ha habido debates en la asamblea de cómo abordar el tema y evitar que pudiera ser un argumento para desalojar, situación que se agudizó tras el intento fracasado de desalojo de la plaza del viernes pasado por parte de la policía catalana, y que acabó con los incidentes que han dado la vuelta al mundo.

Los primeros momentos tensos se vivieron ante las primeras cargas en diferentes calles cercanas a la plaza aunque el más tenso fue cuando la policía autonómica catalana intentó entrar a la plaza en torno a las tres de la madrugada. Tras el desgaste psicológico que había producido el conato de desalojo del viernes, la gente reaccionó con valentía y tranquilidad, concentrándose en las entradas de la Plaza y gritando con los brazos en alto “el pueblo unido, jamás será vencido”.

“Un momento que hizo que ante la fuerza de la unión de la gente, los Mossos d’Esquadra desistieran de entrar en la acampada”, afirmó una de las feministas indignadas. El miedo ante la capacidad represiva de la policía quedó superado por una actitud de colaboración y el establecimiento de cordones humanos que evitaron males mayores y que generaron un debate sobre el derecho a la autodefensa, a la resistencia pacífica o cómo gestionar la seguridad dentro de la plaza.

Por ejemplo, la comisión Feministas Indignadas propuso el sábado a la asamblea general de la plaza reflexionar sobre los tipos de violencia existentes y cómo combatirlos, denunció algunas agresiones machistas y racistas acaecidas durante estas dos semanas de acampada y defendió el derecho a la autodefensa en dichas situaciones.

La presencia feminista en la plaza ha cobrado visibilidad en estos últimos días, en que la Comisión Feministas Indignadas ha abierto la ronda de palabra de las comisiones en la asamblea. Además, durante la tarde del domingo Feministas Indignadas realizó un programa de radio en directo con Radio Bronca, Radio Contrabanda y Giss TV sobre los efectos de los recortes sociales y las distintas crisis sobre las mujeres, así como un taller en el centro de la plaza que agrupó a 300 personas y que permitió trabajar y visibilizar el trabajo de perspectiva de género realizado por este grupo, así como dar rienda a que la gente participante compartiera sus pensamientos sobre el género y analizara qué papel tiene el feminismo en la igualdad entre hombres y mujeres. También el sábado se celebró una asamblea de coordinación de las asambleas de barrio, uno de los puntales de futuro de este movimiento.

Concentración ante el desalojo en París

Cerca de 1.000 personas se concentraron la madrugada del domingo al lunes delante del Consulado de Francia en la capital catalana para solidarizarse con los más de 5.000 personas que participaban en París del movimiento de indignados y que habían sido desalojadas de la Plaza de la Bastilla donde llevaban des del 19 de mayo. Cabe recordar que las manifestaciones se reproducen en el resto de Europa y que han llegado a niveles importantes de participación e incluso al establecimiento de acampadas en países como Grecia, Francia o Alemania.

 

 

 

About these ads
Aquesta entrada ha esta publicada en Crònica, Diagonal Periodico, Espanyol, Moviment d'indignats 15-M. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Canvia )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Canvia )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Canvia )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Canvia )

Connecting to %s