En el caso de Repsol-YPF: Estoy de acuerdo con Cristina Fernández

Argentina recupera el control del petróleo que se extrae en su país

ARTÍCULO DE OPINIÓN

La verdad, desconozco el perfil de Cristina Fernández, presidenta de Argentina, como política en su país. No sé que opinaría de ella si fuese argentino. Sé que en las últimas elecciones en su país arrasó con un 54% de los votos. Sé que su economía crece (al contrario de la nuestra) y sé que salieron de su crisis en 2004 cuando con su difunto marido, Néstor Kirchner, como presidente comenzaron a desobedecer los mandatos neoliberales del Banco Mundial y al Fondo Monetario Internacional. Por último sé que ahora ha decidido expropiar a Repsol las acciones de Yacimientos Petrolíferos Federales (YPF), y, en este caso concreto, no puedo más aplaudir esta medida. Una política tendente a devolver a la población el control de los sectores estratégicos de la economía para que dejen de ser “los mercados” los que determinen nuestras vidas.

Genial viñeta: "Yo también soy española, ..."

Genial viñeta: “Yo también soy española, …”

Hay quien apunta que Fernández expropia a Repsol por oportunismo, porque su economía va mal y porque necesita un enemigo exterior para mejorar sus perspectivas electorales. Desconozco la veracidad de este argumento. Pero la verdad es que, por los motivos que apoyo la expropiación, me da igual. ¿Qué político no actúa, desgraciadamente, con esta perspectiva de mantenerse el poder? Si con estos argumentos (oportunismo político) se desacreditaran las decisiones estratégicas en economía de los políticos, no quedaría ninguno a quien apoyar. Todos son oportunistas y eso no resta valor a sus decisiones que se deben de justificar pos sí mismas, no por si el político que las lleva a cabo es más o menos oportunista. Me inquietan más, en cambio, otras informaciones que apuntan hacia un enriquecimiento, al menos, “llamativo” de la familia Kirchner-Fernández desde su llegada al poder. También me alarma el uso “pre-bélico” del conflicto de Las Malvinas, aunque en realidad creo que es Argentina quien lleva la razón en este tema, y opino que es mejor la vía diplomática para evitar guerras innecesarias.

En el caso que nos ocupa, ambos bandos se acusan mútuamente de boicotearse: Fernández acusa a Repsol de dejar sin crudo al país en periodo electoral para perjudicarla y la empresa española afirma que la presidenta argentina ha maniobrado para poder expropiarla a precio de saldo. Probablemente tengan razón los dos. Por otra parte, la presidenta señala que la empresa “española” no ha invertido lo suficiente en el país para que se pueda autobastecer en petróleo, y Repsol se defiende mostrando sus datos de inversión, a lo que el gobierno argentino contraataca diciendo que sólo han invertido la mitad de los beneficios.

Gestión de los recursos naturales

Hay quien indica que existen materias en este país que necesitan una resolución más acuciante. No lo niego, pero eso no quita razón a esta actuación: es más, tal vez garantice la riqueza del país sirva para mejorar la calidad de vida de los argentinos. En este punto resulta inevitable hacerse una pregunta: ¿Quien debe de disfrutar de los beneficios de poseer un recurso natural como el petróleo, los ejecutivos de Repsol o la sociedad del país donde se encuentran -en este caso Argentina-? Es en este punto en el que estoy de acuerdo con la presidenta argentina: el suyo era el único país con ese tipo de combustible que no tenía un control directo sobre la extracción y distribución del mismo, ni podía, por tanto, revertir los beneficios en su población.

Por ejemplo, la brasileña Petrobras está controlada en un 64% por el Estado de aquel país. Otros países que cuentan con recursos en hidrocarburos como Colombia, Noruega, China, Venezuela, Brasil o Bolivia tienen participaciones estatales mayoritarias en las empresas que gestionan su extracción y distribución o bien disponen de impuestos de hasta el 80% sobre los beneficios para las empresas privadas que quieran gestionar estos recursos. De hecho, Fernández habla de alianzas con Petrobrás y dice que el modelo noruego es “interesante”. Para mi es lo lógico: un país quiere quedarse una parte importante de los beneficios que dan sus recursos naturales, aunque los gestionen empresas privadas, para que repercuta en el país. ¿No haríamos lo mismo aquí si dispusiésemos de petróleo?

Además, para los “patrioteros” españoles, Repsol no es tan española como dicen: más del 50% de su capital es extranjero y sólo declara en nuestro país el 25% de sus beneficios. ¿Estan atacando los intereses  de España realmente? Se pueden cuestionar tal vez las formas para que no perjudiquen más a la ya de por si perjudicada economía española, pero la decisión, en sí misma, me parece acertada, correcta y justa. No olvidemos que las expropiaciones se pagan (no les sale gratis), eso si no en el valor que pide el expropiado, eso lo decide un organismo de tasación en principio imparcial o, en su defecto, los tribunales.

El “comunismo” de Cristina Fernández

Resulta, cuanto menos, divertido que se la califique de “populista” de izquierdas o hasta comunista por declarar el petróleo de utilidad pública lo que le permite al estado argentino adquirir el 51% de la empresa que lo gestiona: aunque ésta siga siendo participada por capital privado (concretamente el restante 49%). El comunismo consistiría en nacionalizar y estatizar toda la economía (no una parte) y no en que el estado tenga participación mayoritaria en aquellos sectores que considere estratégicos de la economía del país. Esta última postura -que exista una parte de la economía que sea pública y que se controle por parte del estado, para beneficio de todos, los sectores estratégicos del país- es un clásico socialdemócrata: es decir de la izquierda que partidaria del capitalismo y la democracia liberal. Sus defensores han sido, históricamente, los partidos hermanos del PSOE en el resto de la Europa Occidental hasta no hace ni un par de décadas y lo siguen siendo en los países del norte de Europa. Si no se lo creen, consulten cualquier libro de historia europea del siglo XX o Wikipedia.

Genial viñeta sobre el presunto "robo" del estado argentino a Repsol

Genial viñeta sobre el presunto “robo” del estado argentino a Repsol

La teoría socialdemócrata clásica dice que no sólo la sanidad y la educación deben de ser públicos, también la atención a la dependencia pero además sectores clave como la gestión de los recursos naturales propios como la energía, telecomunicaciones o el agua. Y, por otra parte, considera que debe de haber medios de comunicación y banca pública, aunque no en situación de monopolio. Los socialdemócratas de hace un par de décadas, no sólo defendían que el Estado interviene para regular el mercado sino que, además, debe de crear economía pública en sectores estratégicos, es decir, potencia la existencia de una economía mixta pública-privada.

En definitiva, estoy de acuerdo con Cristina Fernández porque coincido con esta teoría política y económica socialdemócrata que ahora parece estar “pasada de moda” en nuestro continente. Y porque en un momento de sometimiento de las “democracias” a la voluntad de los mercados, si alguien es capaz de plantarles cara, despierta mi simpatía. Por lo demás insisto, desconozco el perfil de la presidenta, y no puedo valorar más allá de su actuación concreta en este caso.

Más información

Repsol no es España

Cuando Evita sonríe

La década prodigiosa de Repsol

Socialdemocracia

Petrobras

Yacimientos Petroliferos Fiscales Bolivianos

About these ads
Aquesta entrada s'ha publicat en Article d'opinió, Economia laboral, Espanyol, Política i etiquetada amb , , , , , , , , , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Una resposta a En el caso de Repsol-YPF: Estoy de acuerdo con Cristina Fernández

  1. Adolfo diu:

    Estoy de acuerdo contigo en toda esta trama. Si países como Noruega pueden hacerlo, por qué no Argentina? Toda esta historieta, por otra parte, pretende desviar a la opinión pública sobre el tema que realmente preocupa en España, que es la falta de trabajo y todo los innecesarios y salvajes recortes que están llevando a cabo.

    Bien es cierto que no estoy a favor de ningún dirigente ya no solo en Latinoamérica, sino en el resto del planeta, son unos ladrones, literalmente psicópatas, y lo peor de todo es que nosotros les dejamos hacer y deshacer. Pero debo decir que estoy de acuerdo en que los presidentes hispanoamericanos hagan frente a las políticas de capitalismo salvaje que llevan a cabo EEUU y Europa. En los últimos meses, todos los países latinoamericanos hicieron un nuevo grupo sin contar con EEUU y Canadá, cosa que ha molestado mucho al primero. A mí me ha parecido muy bien.

    Un abrazo y enhorabuena por tu web!

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Canvia )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Canvia )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Canvia )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Canvia )

Connecting to %s