La difícil baja del catolicismo

Ser apóstata en España no es un derecho reconocido.

La apostasía es la única manera contemplada dentro del derecho eclesiástico para darse “de baja” del catolicismo tras haber sido bautizado. Con todo, es un camino difícil que no se encuentra regulado legalmente y que, en función del arzobispado, puede tener respuestas diferentes. En este sentido, el pasado 18 de octubre de 2007, por primera vez, se estableció precedente en la materia cuando la Audiencia Nacional reconoció el derecho de un bautizado a modificar sus datos presentes en los libros en qué se registra este acto de introducción al catolicismo.

La de la Iglesia es una situación anómala en comparación a otros tipos de asociacionismos en los cuales darse de baja y anular los propios datos es un procedimiento reglado. Para garantizar estos derechos existe la Agencia de Protección de Datos (APD). “Cuando el Gobierno dice que esto es un asunto interno de la Iglesia está incumpliendo sus obligaciones para garantizar un derecho fundamental, como el de libertad religiosa y de conciencia”, afirma Juan Francisco González Barón, presidente de Europa Laica.

La apostasía, definida por el canon 751 del derecho canónico como el rechazo total a la fe cristiana, ha estado hasta ahora la única manera de iniciar procesos de baja “pero sin garantías suficientes”. La apostasía, además, ha sido bandera de muchos grupos de izquierdas, feministas, laicos, ateos y de gays y lesbianas para defender la libertad de conciencia y como reacción en contra del que valoran como creciente integrismo de la jerarquía eclesiástica.

Manel Blat, diseñador gráfico y vecino de València, es el protagonista de la primera sentencia, dictada por la Audiencia Nacional y que obliga a la Iglesia a rectificar los libros de registro bautismal, inició todo el proceso a finales del 2005 cuando vio las manifestaciones promovidas por la jerarquía eclesiástica en contra de la extensión del derecho al matrimonio para los homosexuales. “Me sentí insultado por la postura de la Iglesia hacia mi manera de querer y envié la solicitud de apostasía”, afirma Blat y añade que no quiere estar “en un lugar en qué no me respetan, le recomiendo a la gente que lo haga para rechazar esta actitud hostil de la Iglesia”.

Sin vías legales

No hay ninguna solicitud oficial para poder darse de baja del catolicismo, aun cuando se pueden encontrar decenas de formularios a internet. La solicitud se puede personalizar tanto como se quiera y cada cual puede añadir sus motivos y consideraciones. La web http://www.apostasia.es, creada por gente que se había agrupado a la plataforma Jo no t’espere creada por protestar delante de la visita de Benedicto XVI a Valencia durante el verano de 2006, está especializada en la materia y explica exhaustivamente todas los pasos para apostatar.

Blat envió un formulario para hacerse apóstata por carta certificada al arzobispado de Valencia en diciembre de 2005. La suya fue una iniciativa individual, “la respuesta que recibí fue que hacerme apóstata era una cosa mía y que ellos no debían hacer nada porque el libro bautismal no era más que un registro de hechos históricos y no un fichero de datos personales que se pudiera cancelar o un hecho que implicara la pertenencia a la Iglesia”. Tras lo cual el valenciano acudió a la Agencia de Protección de Datos (APD) y en mayo de 2006 obtuvo una resolución a su favor que obligaba al obispado de Valencia a hacer una anotación al margen de la inscripción bautismal en la cual se explicara que él había renunciado a la fe católica. En julio de aquel mismo año pidió la tutela de los derechos al APD porque el obispado no aplicaba la sentencia. Posteriormente la jerarquía eclesiástica valenciana impugnó la resolución ante de los tribunales y la sentencia del pasado 18 de octubre de la Audiencia Nacional ratificó la decisión de la agencia.

Pero depende del arzobispado al que se dirija uno para realizar esta nota marginal, no necesita juicio. González Barón nos explica que en Madrid piden una entrevista con el apóstata por asegurarse que es una decisión madura y libre, “curiosamente no se preocupan tanto que esto sea así con el bautizo”, denuncia el presidente de Europa Laica. Otros arzobispados hacen la anotación marginal sin necesidad de llegar a los tribunales como por ejemplo al de Barcelona o los de Extremadura y Andalucía “cada arzobispado se inventa un procedimiento, el silencio es, por ejemplo, un obstáculo para ejercer un derecho”, añade Isaura Navarro. La hostilidad de los arzobispados de València y Madrid tiene que ver su alineamiento con los sectores más conservadores de la Iglesia.

La sentencia de la Audiencia Nacional y las resoluciones de la APD si bien reconoce una parte de la argumentación de la Iglesia, que los acuerdos entre el Vaticano y España de 1979 establecen la inviolabilidad de los libros bautismales, es decir que no se pueden borrar los datos, esto no se contradice con el legítimo derecho del ciudadano a controlar sus datos personales en estos ficheros. La Agencia de Protección de Datos sí que considera los libros bautismales como una base de datos a la cual poder aplicar la ley de protección de datos y que estos se han de adaptar a la realidad y si la persona quiere ser considerada como apóstata, se debe consignar al libro.

Borrar los datos, objetivo final

Pero el objetivo final de los apóstatas es poder borrar los datos del libro bautismal. Por esto, también han recorrido los dictámenes de la APD que, según los responsables de www.apostasia.es, señalan que la privacidad de las señas personales es un derecho fundamental que sólo puede ser limitado por otro derecho fundamental y no por uno tratado internacional como el Concordato Vaticano-España, como aduce la Iglesia, y que, por lo tanto, se deben poder borrar los datos del libro de bautismos. El mismo Blat reconoce que lo que él desearía sería que se eliminaran sus datos pero que no puede ir más allá por el gasto que supondría el litigio, cuando la APD actúa de oficio. La Audiencia Nacional todavía no se ha pronunciado sobre el recurso de los responsables de la web.

Con todo, desde http://www.apostasia.es consideran la sentencia de la Audiencia Nacional como una primera victoria judicial y crea un precedente para los próximos 300 casos. La sentencia reconoce que los libros de registros bautismales es una base de datos personales que pueden ser modificables y que son “al menos una apariencia” de pertenencia a la Iglesia católica.

Francisco Miñarro, presidente de la Federación Internacional de Ateos (FIDA), se añade a las opiniones de Blat y González Barón: “No se trata de lograr un listado de apóstatas sino que no puedan disponer de los datos personales libremente”. González Barón critica la resolución de la Audiencia Nacional y cree que “debemos tener derecho a qué la Iglesia no tenga ningún dato nuestro tal y como pasa con cualquier otra religión o asociación”. Desde FIDA han colaborado con las campañas de apostasía y las miran con simpatía “porque sirven para que la gente se dé cuenta de las mentiras de la Iglesia, pero lo que se debe modificar son los privilegios que tiene esta institución”. Todo queda pendiente de la respuesta que a los recursos presentados dictamine el Tribunal Superior de Justicia.

Aquesta entrada s'ha publicat en Canvi 16/Cambio 16/Cuadernos, Església i laicisme, Espanyol, Reportatge i etiquetada amb , , , , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

2 respostes a La difícil baja del catolicismo

  1. iannabourian ha dit:

    Molt bé Vic! Endavant, ho fas molt bé. Et seguiré llegint.

  2. Alba ha dit:

    Moltes gràcies, ha estat una informació molt útil i eficaç per la meva ignorància en l’apostasía, Tinc 47 anys i desde els 18 o 19 que vull renunciar al catolicisme.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s