“No es una crisis, es una estafa”: la crisis como excusa para los recortes sociales

El mantenimiento del estado de bienestar depende de una fiscalidad progresiva según los expertos de la Universitat Progressista d’Estiu de Catalunya

CRÓNICA.

“No es una crisis, es una estafa” es una de las frases del movimiento de los indignados del 15-M, el espíritu de la cual resonó a la última edición de la Universitat Progressista d’Estiu de Catalunya (UPEC), que sirvió de espacio de reflexión de las izquierdas y está impulsado, entre otros, por los sindicatos mayoritarios y por diferentes entidades sociales. En la mesa redonda “Subir los impuestos es de izquierdas?”, que tuvo lugar el pasado 2 de julio, se subrayó que los recortes eran innecesarios y que el estado del bienestar se debía de financiar a partir de la redistribución de la riqueza mediante los impuestos, a partir de una fiscalidad progresiva. Además, se resaltó que la crisis está sirviendo de excusa para el desmantelamiento de los servicios sociales.

La crisis fue presentada por los ponentes de la mesa redonda como una excusa por aplicar políticas regresivas socialmente. “El programa económico de recortes que se está aplicando con la excusa de la crisis, el mercado y la Unión Europa es el que hace años que quiere la patronal que se aplique”, afirmó rotundo el profesor de políticas públicas de la Universitat Pompeu Fabra, Vicenç Navarro, uno de los ponentes de la mesa a la cual asistieron 200 personas. El profesor añadió que la crisis está sirviendo como argumento para presentar “como inevitables medidas técnicas” de lo que no es más “que la aplicación de medidas que hace años que están en los programas de los partidos de derechas”. Òscar Mateu, de la Plataforma per una fiscalitat justa, fue más allá y citó a Naomi Klein y su obra “La doctrina del shock” según la cual se usa una situación extrema, el shock, como excusa, para conseguir que los ciudadanos sean obedientes a la hora de aplicar cambios sociales traumáticos y que no se aceptarían de otra manera. En este caso, para Mateu se estaría recurriendo a una situación excepcional como excusa, como por ejemplo la crisis económica, para aplicar reformas claramente impopulares como la privatización de los servicios sociales y las pensiones, que perjudican a la clase trabajadora.

Los recortes no son inevitables

“Los recortes se han presentado, tanto por los políticos como por los medios de comunicación, como cuestiones técnicas e inevitables, como si no hubiera derechas e izquierdas o un conflicto social de intereses entre clases dominantes y populares”, afirmó Mateu, quien añadió que “si seguimos así, vamos hacia el darwinismo social y el modelo norteamericano de individualismo competitivo”. Navarro, por su parte, recordó lo que muchas veces se esconde por políticos y medios: que para acabar con el déficit de la hacienda pública hay dos alternativas o recortar gastos o recaudar más. El planteamiento oficial es que hay un gasto excesivo, cuando también se puede interpretar que los ingresos son insuficientes, considera el profesor de la UPF. Con todo, la mayoría de los países occidentales, según Navarro, han combinado recortes con subidas de impuestos, “Catalunya es el único país de la Unión Europea-15 (UE-15), que sólo recorta”, afirmó. Además indicó que “no es cierto que no haya dinero”, y el “ problema es que la riqueza no está bien redistribuida”, y es así por los bajos impuestos que pagan las clases altas.

Según los datos ofrecidos por el profesor de la UPF, mientras que la recaudación de impuestos en España, supone el 34% del PIB, en la UE-15 es del 44% y en Suecia del 52%. Esta diferencia notable en políticas fiscales redistributivas explica, en opinión de Navarro, la distancia en el desarrollo del estado del bienestar entre España y Suecia. El profesor puso ejemplos de las diferencias entre lo que se pagan en España y en el resto de Europa: un trabajador español paga el 74% de lo que paga un trabajador sueco, en el resto de la UE-15 se paga el 88%; en cambio, el 1% más rico paga en la UE-15 el 70% del que pagan en Suecia, pero los españoles sólo un 20% de lo que se paga al país nórdico. Con respecto al gasto social, en España es del 15% del PIB, en la UE-15 del 19% y en Suecia del 27% del PIB. Frente al tópico de pobreza, Navarro afirmó que “España es un estado equiparable en riqueza al resto de los naciones de la UE-15, puesto que tenemos el 94% de la media de su PIB, lo que pasa es que está mal redistribuido. Nuestro gasto social, en cambio, es del 72%. Si se equiparara a la media europea tendríamos 66.000 millones de euros más para gasto social”, indicó.

Según los datos ofrecidos por el profesor de la UPF, si se aplicara una presión fiscal progresiva que penalizara a las rentas más altas similar a la media europea se recaudarían 200.000 millones de euros en el ámbito español, “cantidad suficiente no sólo para no hacer recortes en el estado del bienestar sino para ampliarlo desplegando la ley de la dependencia, por ejemplo”, señaló Navarro. El profesor aportó más datos referidos esta vez a Catalunya: el impuesto de sucesiones aportaba 400 millones de euros; si se restituyera el de patrimonio, aportaría 300 millones más; y la lucha contra el fraude fiscal aportaría 1.200 millones más que suplirían, con mucho, los 1.000 millones en que se quiere reducir el gasto sanitario. También rechazó el copago que definió como “doble pago” puesto que considera que ya se paga la sanidad a través de los impuestos y sólo sirve para penalizar a las clases populares, “ya hacemos copago en función de la renta”, añadió.

Delante de estos datos, el recorte de 1.000 millones de euros que se está realizando en la sanidad catalana sería totalmente innecesaria, independientemente de los cambios que se debieran hacer para obtener una mayor eficiencia del sistema sanitario o de concienciar la sociedad para adoptar una cultura preventiva en salud. De hecho, según han manifestado públicamente el sindicato Metges de Catalunya, o el Col·legio de Metges los criterios aplicados para el recorte no son médicos, sino economicistas, y prevén que afectarán a la equidad del sistema. Otro tema abordado por los ponentes es la supuesta contradicción entre eficiencia y empresa pública. “En el discurso neoliberal se argumenta en contra del estado del bienestar en estos dos sentidos: desprestigiando el papel de los impuestos y de la administración pública por ineficiente, identificando eficiencia, exclusivamente con empresa privada. Aquí reside – según Mateu- la llave y la trampa del discurso neoliberal para deslegitimar los discurso progresista”. Mateu reivindicó la eficiencia del sector público bien planificado, con trabajadores motivados y con vocación de servicio público a la ciudadanía.

Redistribución de la riqueza, crisis y deuda pública

Los bajos impuestos a las clases altas que hay en países como Grecia, España y Portugal tienen mucho que ver con la deuda, pública y privada, una tesis que fue mantenida por Navarro en la mesa redonda. “Estos países tienen en común largos años de dictaduras fascistas y unas clases dominantes muy poderosas, y a la vez, un movimiento de defensa de los derechos de los trabajadores muy débil”, indicó el profesor. “La burguesía financiera, la industrial y las rentas altas han hecho un pacto para evitar pagar el nivel de impuestos de otros países europeos y, a la vez, han financiado este déficit de ingresos del estado para obtener servicios sociales a partir del endeudamiento. También se ha hecho con los trabajadores a nivel individual con el acceso al crédito para poder pagar derechos básicos como la vivienda”, indicó Navarro. Han hecho así, según la tesis del profesor de la UPF, una jugada redonda: “No sólo no redistribuyen su inmensa riqueza a partir de los impuestos sino que salen beneficiados puesto que son los que realizan los préstamos y a quienes se les debe el dinero”. Esta alianza de clases dominantes también se ha reproducido, según Navarro, en el ámbito europeo puesto que los bancos europeos también han prestado dinero a los países del sur.

Los impuestos tienen mala prensa en una sociedad “como la nuestra impregnada de valores individualistas y conservadores”, indicó Mateu. “La derecha nos han ganado la batalla cultural”, aseguró el representante de la Plataforma per una fiscalitat justa, y son “vistos como una carga más que como un elemento de redistribución de la riqueza”. Con todo, esta percepción de los impuestos como negativos también tiene una cierta base real en nuestro país puesto que no tiene un sistema impositivo suficientemente progresivo (en función de los ingresos). Según indica el profesor de la UPF, el peso de los impuestos recaen en el Estado español sobre las clases populares: trabajadores y pequeños empresarios, a partir del impuesto de la renta y de los impuestos al consumo. Ni siquiera el impuesto de sociedades, a las empresas, es progresivo en función de los ingresos. “Entonces en una situación de crisis económica, la recaudación baja puesto que hay más gente al paro -que ingresa menos- y que consume menos”, indicó Navarro, que añadió que la recaudación sería mayor si hubiera más impuestos sobre las clases altas.

Para Mateu “la estigmatización de los impuestos”, no es irreversible y hace falta “deconstruir las victorias del pensamiento neoliberal” para lograr “mayorías sociales” a favor de una fiscalidad progresiva que redistribuya la riqueza y permita una sociedad más justa. “Hace falta concienciar sobre la función redistributiva de los impuestos y que estos se han de aplicar de forma progresiva en función de la renta”, señaló Mateu.“Ahora tenemos una presión fiscal baja, injusta y regresiva que pagan los trabajadores y que cuenta con un alto fraude fiscal por parte de las rentas más altas”, dijo Mateu que resaltó que las derechas han conseguido situar a Hacienda “como el enemigo” en el marco de una cultura individualista, cuando los impuestos se deberían de ver “como una contribución a la sociedad”. Por esto, los participantes de la mesa propusieron una alianza entre clases medianas y trabajadores por invertir la situación actual y presionar para subir los impuestos a las clases altas. Mateu mostró sus esperanzas en “la repolitización que ha supuesto el 15-M”. Las protestas de los indignados iniciadas el pasado 15 de mayo, que tuvieron una réplica multitudinaria el pasado 19 de junio, critican los abusos del capitalismo y del sistema financiero que han provocado la crisis para deslegitimar el estado del bienestar y por perjudicar la democracia.

DESGLOSE INFORMATIVO

El papel de los medios y la opinión pública

El representante de la Plataforma per una fiscalitat justa distinguió entre “opinión pública”, la que tien la población, y la “opinión publicada”, la que reflejan los medios. En este sentido, la opinión públicada (por los medios) es contraria a una subida de impuestos y favorable a los recortes o al retraso de la jubilación, pero si vemos las encuestas del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) al respeto descubrimos que la población está dispuesta a pagar más impuestos por mantener programas tan populares como por ejemplo los sistema público de pensiones o la sanidad pública. De hecho, según el Barómetro del CIS de abril de 2011, un 79,4% es contrario a que se retraso la edad de jubilación. Aunque el 54,2% cree que paga demasiados impuestos, un 78,3% cree que no pagan más los que más tienen, un 84,8% cree que hay muy o bastante fraude fiscal y un 42,5% señala que estaría dispuesto a pagar más si se destina a prestaciones sociales y servicios públicos, según los datos de una encuesta del CIS sobre fiscalidad de noviembre de 2010.

La función de los impuestos

De forma muy genérica, se puede afirmar que las derechas consideran que el actual sistema económico ya es justo de por si y otorga riqueza a quien la merece por su esfuerzo y no la da a quien no se esfuerza, por lo cual, los impuestos son una carga para quien genera riqueza y un favor para los “improductivos” a los cuales mantiene en su situación poco competitiva y aleja del esfuerzo. Para las ideologías neoliberales, las ayudas sociales hacen que el pobre se mantenga como tal, puesto que le instalan en la cultura de la subvención o el subsidio. En cambio, de forma genérica, se puede afirmar que las izquierdas consideran que el sistema capitalista genera injusticias y desigualdades (territoriales y de clase, y también de otros tipos como por ejemplo raciales o de género) y lleva a concentrar la riqueza en pocos territorios y en pocas personas, y esto, no es producto de la carencia de esfuerzo, sino de una estructura social que perpetúa las desigualdades y que concentra la riqueza en determinados territorios y clases sociales: permite a quienes más tiene ser más rico y lleva a quien menos tiene a ser más pobre. En este sentido, el papel de los impuestos es clave por redistribuir la riqueza y atenuar los efectos del capitalismo. Las ideologías progresistas creen en la necesidad de servicios sociales gratuitos y universales que mitigan también las desigualdades sociales en temas como por ejemplo la educación (que debe garantizar la igualdad de oportunidades), la sanidad (que permite una salud igual para todo el mundo, independientemente de la clase) y la ayuda a la dependencia, pero, en función de la tendencia, también son favorables a la regulación especial de sectores clave como la energía, la alimentación o la cultura.

Las causas políticas de la crisis, por Vicenç Navarro, en Público el

Aquesta entrada ha esta publicada en Crònica, Economia laboral, Espanyol, Moviment d'indignats 15-M. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Una resposta a “No es una crisis, es una estafa”: la crisis como excusa para los recortes sociales

  1. JET ha dit:

    veo una explicación muy cierta y contundente, en especial el la redistribución de la riqueza que es
    sin duda una de las bases de cualquier economía, Lástima que la gente de a pie no se de cuenta
    y sólo vea partidos, que juegan con nosotros, y no lo que realmente quieren hacer con nuestra propia vida…volver a dejar a los ricos más ricos, y a los pobres mas pobres.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s