Tendencias electorales para el 20-N, ley electoral y 15-M

Parece claro que las elecciones del 20-N supondrán una rotunda victoria del PP y una debacle del PSOE

El previsible ascenso de los minoritarios sólo será un espejismo, no supondrá un cambio real en el sistema bipartidista

El sistema electoral dificulta el acceso al Congreso de los minoritarios

Congreso De Los Diputados en Madrid

Congreso De Los Diputados en Madrid

ARTÍCULO DE OPINIÓN

Zapatero convocó elecciones para el 20-N, no se sabe si para evitar que la crisis afectara más las expectativas electorales de los socialistas y que se mantuvieron con dignidad como primer partido de la oposición, o porque pensaba que, sólo así, podían tener alguna oportunidad de ganar.

Otra opción seria pensar que se quería que el PP, probable ganador de las próximas elecciones, también gestionar una parte de la crisis cuando antes mejor. El objetivo seria evitar tener que asumir más recortes, presionados por los mercados, y poder hacer una oposición más de “izquierdas” de lo que han sido sus gobiernos, para aspirar a recuperar el gobierno dentro de cuatro años. Es una tendencia que ya se está produciendo por el resto de Europa, la izquierda recupera el poder: los socialistas franceses han ganado las últimas elecciones locales y regionales, la izquierda alemana ha conseguido el mismo en las elecciones de diferentes länder de su país y la italiana en las locales y regionales, la izquierda danesa ha llegado al poder tras 10 años de estar en él la derecha con el apoyo de la extrema derecha, y lo mismo, al menos a las encuestas, pasa en Gran Bretaña. En los países dónde ha ganado la izquierda en las locales y regionales, las encuestas vaticinan una victoria progresista también en las de ámbito nacional. España, Grecia y, hasta no hace mucho, Portugal, eran de los pocos países dónde los partidos socialistas gobernaban y gestionaban la crisis.

El miedo a la derecha

El PSOE, en dos meses, está recuperando las señas de identidad de la izquierda que había olvidado y promete hacer lo contrario de lo que ha hecho en los últimos años, que es obedecer a los mercados. Con todo, la gran estrategia socialista desde los años noventa para ganar, ha sido el miedo a la derecha. El miedo al PP: un recurso que les ha servido para ganar en 2004 y 2008, y también en 1993. El vídeo del “doberman”, en las elecciones del 1996, estaba enmarcado plenamente en esta estrategia, aun cuando en aquellas elecciones no les sirvió. Otro ejemplo, es el lema electoral de las últimas elecciones generales del PSC: “Si tú no vas, ellos vuelven”, que pretendía combatir, con éxito esta vez, el abstencionismo de izquierdas. Aun cuando en estas es poco probable que les sirva, puesto que todas las promesas que hagan serán poco creíbles al no haberlas llevado adelante mientras gobernaban. El problema del PSOE es que tiene un máximo y un mínimo electoral demasiado distanciados: un gran número de votantes de los socialistas les votan como mal menor, para que no gane el PP, pero también son fácilmente decepcionables y pueden optar por la abstención.

En las elecciones que se han convocado desde el 1996 los resultados han sido muy similares en el ámbito español por lo que se refiere a los bloques electorales de izquierdas (PSOE+IU) y de derechas (PP). Se ha repetido el mismo patrón, al menos hasta el 2008. Una victoria del PSOE, una vez el PP ha conseguido agrupar el voto de centro derecha en un solo partido, está vinculada a dos variables: la abstención de izquierdas y la cantidad de votantes que IU consigue atraer. La ley electoral castiga los partidos minoritarios y a IU le cuesta el doble de votantes que a los socialistas o populares obtener un diputado. Entonces cuántos más votos obtiene IU, más opciones hay para que gane el PP. En 1996 el caso fue este: el bloque de izquierdas superaba en dos millones de votos al de derechas, pero obtuvo casi los mismos diputados que el PP.

El PP para ganar lo tiene más fácil: debe concentrar todo el voto de centro derecha, cosa que ya hace, y no asustar a la izquierda, para que se abstenga, o desgastar al PSOE para que el voto de izquierda se disperse. Y esto lo consiguió en 1996 y 2000. Esta situación es fruto de un sistema electoral injusto que castiga los minoritarios de ámbito estatal. La maldición del minoritario se acabaría si alguno de los pequeños (IU, UPD o Equo) superaran el 20%, con lo que pasarían a ser un tercer mayoritario. Pero es muy difícil que esto suceda. Sólo hay un antecedente: cuando la UCD de Adolfo Suárez se hundió en 1982 y pasó de más del 30% al 7%, y Alianza Popular (el antecedente del PP) subió del 7% al 25%.

Patrones de comportamientos electorales

En 1996, 2004 y 2008 hay más de 25 millones de votantes a las elecciones generales: y en los tres casos, la izquierda (PSOE+ IU) supera los 12 millones de votantes y supera ampliamente un PP que está en entre los 9,7 y los 10,3 millones. Es un hecho no demasiado conocido: la primera victoria electoral del PP, el 1996, se produjo por una ley electoral injusta que penaliza los minoritarios de ámbito estatal (en aquella convocatoria IU), porque el PP sumaba 9,7 millones de votantes mientras que la izquierda sumaba 12 millones. La ley electoral impidió que ganara la izquierda que contaba con 2 millones de votos más que el PP a causa de un sistema electoral que no es proporcional. El PSOE contaba con 9,4 millones de votantes e IU, 2,6 millones.

La falta de proporcionalidad no es debido tanto a la Ley de Hont -sistema con el que la ley electoral española establece que se calcula la distribución de escaños-, como por el tamaño de las circunscripciones. Muchas provincias rurales están sobrerrepresentadas respecto a su población real y, además, cuentan como mucho con 5 diputados por circunscripción, lo que dificulta la entrada de los minoritarios. Sólo en provincias como Madrid, València, Barcelona o Sevilla -con entre 12 y 33 diputados- los pequeños suelen obtener algún diputado por que son suficientemente grandes por permitirlo. En el resto tienen que obtener entre un 15-20% para lograr diputado, un porcentaje elevado para partidos minoritarios que oscilan entre el 3% y el 10%. El problema se solucionaría fácilmente si las circunscripciones fuesen autonómicas, por ejemplo, puesto que habría más diputados a elegir y sería más fácil para los minoritarios obtener representación.

El 2004 y 2008 se ha repetido el esquema del 1996: más de 25 millones de votantes y 12,3 millones de votantes para la izquierda (PSOE e IU) y entre 9,7 y 10,3 de millones de votantes para el PP. El principal partido de centro derecha español, tiene un máximo y un mínimo de votante que ha oscilado sólo en 0,6 millones de personas en los últimos 15 años, por los 3 millones de la izquierda. El “popular” es un electorado fiel y que crece muy poco. De hecho el número de votantes para el PP es muy similar: el 2008 y 2000, con 10,3 millones de personas y 9,7 millones en 1996 y 2004. De hecho, bajó en 2004, tras el 11-M, cuando se produjo un trasvase de votantes del PP al PSOE por la pésima gestión de la comunicación del trágico atentado terrorista en Madrid. El 2004 y 2008, el PSOE ganó con una IU deshinchada (entre 0,9 y 1,3 millones de votantes) y más de 11 millones de votantes. El voto útil para sacar al PP del Gobierno concentró en las dos ocasiones el voto en el PSOE, dejando a IU electoralmente moribunda.

El 2000, las elecciones de la mayoría absoluta del PP, los populares obtuvieron 10,3 millones de votos, que es el máximo que ha obtenido el PP en su historia, pero la participación fue de 23,2 millones es decir 2 millones más de abstención que el 1996. La suma de las izquierdas pasaba a obtener sólo 9,1 millones, había perdido 3 millones de votos de los cuales 2 millones fueron directamente a la abstención, sólo 0,5 al PP y el resto a otros partidos. Estos 3 millones volvieron a votar al PSOE en 2004 y 2008 y permitieron su victoria.

Tendencias para el 20-N

Por lo tanto, el PSOE pierde o bien cuando hay un trasvase importante de votantes hacia IU, como el 1996, o bien cuando la gente de izquierdas pierde el miedo al PP, como en 2000, y deja de votar PSOE. No se sabrá hasta el mismo 20-N si este patrón que está vigente desde hace 15 años volverá a repetirse o no en estas elecciones. Lo que parece claro es que resulta bastante improbable que muchos de los votantes del PSOE en 2008 actúen guiados por el miedo al PP, porque muchas de las políticas antisociales -las políticas sociales y en derechos civiles eran bandera del PSOE en 2004 y 2008- ya las han aplicado los socialistas. Y lo más seguro es que muchos de sus votantes se abstengan y otros muchos voten a los minoritarios. Si se repite el patrón, pasará como el 2000 en qué el PP subió en porcentaje de votos emitidos por el incremento de la abstención de votantes de izquierda y, a la vez, como en 1996 crecerán los minoritarios. Aunque también, se puede producir también que se produzca un trasvase de votantes del PSOE al PP, pero seria un cambio en el esquema de comportamiento electoral de los últimos años.

Nueva ley electoral más proporcional

Lo que está claro es que, pese a la buena noticia por la subida de los minoritarios (IU, UPD y Equo en el ámbito estatal) por la debacle del PSOE, sólo será un espejismo, ya que no supondrá un cambio real en el sistema bipartidista. Y esto es así puesto que a las próximas elecciones, si se el electorado quiere desbancar al PP, tendrá que volver a votar al PSOE, como el 2004, a causa de un sistema electoral injusto y no habrá cambiado nada. El 15-M, que en parte es responsable de la subida del voto a los minoritarios con iniciativas como No les votes, debería marcarse el objetivo clave de cambiar la ley electoral a un sistema más proporcional. Sólo así se garantizará una profundización en la democracia y en la pluralidad política. Debería ser un objetivo fundamental para este movimiento, sino nada no cambiará y los electores sólo podrán seguir eligiendo entre dos únicas opciones reales de gobierno.

Más información

Archivo de resultados electorales de ámbito español desde 1977

Aquesta entrada s'ha publicat en Article d'opinió, Eleccions 20-N, Espanyol, Política i etiquetada amb , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s