Campaña Retrátate ante el VIH: Los prejuicios son más destructivos que el propio virus

ARTICLE D’OPINIÓ.

El 1 de diciembre es el día mundial de la prevención de la transmisión del VIH/SIDA, y, como tantos otros ” días de” es usado como reclamo mediático para que entidades sociales vinculadas a tareas de prevención o que agrupan a seropositivos y las autoridades sanitarias lancen sus mensajes a la sociedad. La campaña RetratateVIH, de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais Bisexuals y Transexuales (FELGTB) nos recuerda la marginación que aún tienen que sorportar los seropositivos con el lema “Los prejuicios son más destructivos que el propio virus”. El video de la campaña es muy emotivo y consigue romper con los tópicos sobre la enfermedad.

Superados los peores años: los ochenta y los noventa, cuando la enfermedad era motivo de muerte y la desinformación provocaba situaciones de marginación extrema, ahora vivimos en un nuevo contexto que oscila entre el silencio sobre la enfermedad y la relajación en la prevención.

Algunos de los activistas en el ámbito de la prevención son muy críticos con las instituciones por invertir de forma insuficiente en educación sexual y en campañas de concienciación, pero también en investigación en vacuna y prevención o atención a seropositivos. Ante los recortes sociales anunciados las entidades de prevención del VIH/SIDA consideran que es “imprescindible aumentar los recursos económicos empleados en la investigación de una vacuna efectiva y en garantizar el acceso universal a la prevención, tratamiento, atención y apoyo con relación al VIH y el sida, no sólo en este país sino también en los países más golpeados por la epidemia, en Asia, en América Latina, en África”, según el comunicado de la FELGTB.

La importancia de hacerse la prueba

Según información hecha pública por la Coordinadora Estatal de VIH-SIDA (CESIDA) hay 35.000 personas que tienen VIH y no lo saben. “Se estima que el 54% de las nuevas infecciones son debidas al 25% de las personas que desconocían que estaban infectadas. La población debe entender la importancia de conocer su estado serológico para prevenir nuevos casos“, afirman desde la Coordinadora si se han realizado prácticas de riesgo. Alguien puede haber contraído el VIH/SIDA pero “el miedo al estigma y a la discriminación, combinado con una falta de percepción del riesgo o vergüenza a acudir al médico, actúan como freno para muchas personas que deciden no realizarse la prueba”, según el manifiesto de CESIDA para el 1 de diciembre. Y eso sin olvidarse del peligro de fallecimiento “por miedo al estigma y la discriminación (de las personas que) por miedo al rechazo, no quisieron hacerse la prueba o llegaron demasiado tarde”, según el comunicado de la FELGTB.

Relajación en la prevención

Que ya no sea motivo de muerte (gracias a los avances médicos) ha tenido un efecto positivo en los enfermos ya que ha alargado su esperanza de vida hasta que sea cercana a la media de la sociedad y ha mejorado su calidad de vida. Pero también ha tenido un efecto negativo: hay una menor percepción de riesgo, hay una importante desinformación y, por tanto, proliferan de nuevo las conductas de riesgo.

Existen creencias falsas extendidas entre la población que perjudican la prevención e incluso hay modas, minoritarias eso sí, de comportamientos sexuales temerarios como el barebacking. Aunque también hay argumentos más extendidos que, basándose en que el uso de condones reduce el placer, evita su uso con gente de “confianza”: amantes habituales o parejas estables. Se parte de la idea, errónea, que quien se contagia es porque lleva una vida sexual desenfrenada, y si es de “confianza” no va a transmitir el virus.

En la sociedad invidualista en la que vivimos, quien tiene VIH/SIDA es sospechoso de ser “culpable” de su situación. “Qué tipo de vida sexual llevaría”, se suele pensar, casi como si fuera un castigo a su comportamiento. Evidentemente, quien mayor cantidad de prácticas de riesgo realiza está más expuesto a contagiarse, pero cabe recordar que sólo es necesario estar expuesto una vez (una única vez) para contraer el VIH/SIDA. Un desliz, que se puede pagar caro. Es algo que no se asume, por miedo, pero el próximo que se contagie puede ser cualquiera tras un despiste o incluso cuando se tiene sexo con esas “personas de confianza” sin protección con la falsa creencia que sólo por ser de “confianza” no nos pueden transmitir el virus.

Se llega a oir que es injusto que alguien que no es promiscuo pudiera tener el VIH/SIDA o que por una vez no pasa nada. Opiniones no tan minoritarias que muestran prejucios morales y desconocimiento sobre porqué se produce la transmisión. El riesgo está en la práctica sin protección, aunque sólo sea una vez, y no en el número de parejas sexuales.

Si bien es verdad que una pareja estable cerrada puede existir un pacto de fidelidad o en una abierta un pacto de uso de condón sólo con las personas ajenas a ésta, y que esto permita tener sexo sin protección entre ellos o ellas. Pero, para no entrañar riesgo, el pacto debe de basarse, sobretodo, en la sinceridad y responsabilidad. Cualquier desliz debe de ser comunicado y volver a usar protección mientras exista riesgo. Sino se está jugando con la salud del otro o la otra. Con todo, y en el caso de la pareja estable cerrada, hay que tener en cuenta que, por mucha confianza que exista, una infidelidad, sin protección, siempre se puede producir y no siempre es fácil confesar.

Marginación social

En la actualidad lo que prima en la sociedad sobre esta materia es el silencio, parece que si no se habla del VIH/SIDA ya no existe. Pero ese silencio esconde un importante número de perjucios claramente discriminatorios:

A partir del razonamiento por el cuál un seropositivo es el culpable de su situación, este  debe de informar en todos los casos de su condición, antes de mantener una relación sexual, para poder rechazarle y que no “infecte” a los demás. Cuando lo que debe hacer, como todos, es usar medidas de prevención, de la misma manera que un seronegativo que debe de responsabilizarse de su propia protección.

Cabe recordar que con el uso de protección se pueden mantener relaciones (sexuales esporádicas o en pareja estable) con un seropositivo sin que transmita el virus. Por otra parte, hay que tener en cuenta que siempre nos pueden ocultar su situación  o que puede que ni siquiera el afectado sepa que es seropositivo. Además, el VIH/SIDA se transmite sólo por prácticas sexuales sin protección: por eso la mejor garantía es usar preservativos.

Los prejuicios son más destructivos que el propio virus

Actualmente, los seropositivos tienen una esperanza de vida cercana a la media social y su calidad de vida ha mejorado notablemente. Aunque, evidentemente es una enfermedad que tiene sus, inevitables, efectos sobre la  salud. Es una condición crónica medicamente manejable, aunque todavía no tiene cura, ni vacuna, pese a los importantes avances. Y pese a las mejoras no hay que olvidar que el VIH/SIDA “nos hace vulnerables a otras enfermedades y problemas de salud, que envejece prematuramente nuestro organismo, y que puede acortar nuestra esperanza de vida e  incluso sin tratamiento acabar con ella”, segun dice el manifiesto de la FELGTB.

Con todo, lo más destructivo para las personas con VIH/SIDA son los prejuicios sociales y la marginación, estigmatización e incluso criminalización de los que han contraído esta enfermedad como culpables de su transmisión. Que los prejuicios son más destructivos que el propio virus es la idea central de la campaña Retratate con el VIH de la FELGTB que rompe tópicos con una bateria de preguntas y respuestas:

¿Te sientes incómodo si te digo que tengo VIH?

Lo tengo, ¿crees que es culpa mía?

¿Si trabajaras conmigo, preferirías que me cambiaran a otro departamente?

Y si te invito a un trago, ¿compartirías la copa conmigo?

Somos amigos, ¿te avergonzarías de mí?

Sabiendo que tengo el VIH, ¿te acostarías conmigo?

Te gusto, ¿te planterías que empezáramos una relación?

Mucha gente, cada vez más, podemos responder de la misma manera que lo hacen las personas que intervienen en el vídeo, y tú, ¿qué respondes?

Los prejuicios son más destructivos que el propio virus.

Enlaces de interés

La campaña de prevención del VIH de los Eurogames remarca el repunte de casos entre hombre que practican sexo con hombres

Manifiesto de la FELGTB por el día mundial del SIDA

Vigilancia epidemiológica del VIH/SIDA en España

Manifiesto de las entidades del VIH y sida ante el 1º de diciembre

FELGTB

CESIDA

Aquesta entrada s'ha publicat en Article d'opinió, Espanyol, LGTB, VIH i etiquetada amb , , , , , , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s