Sumar contra la reforma laboral

Los sindicatos mayoritarios deben de cambiar de estrategia ante la reforma más regresiva sobre los derechos de los trabajadores  de la democracia

Galeria de fotos de la manifestació del 19 de febrer contra la reforma laboral a Barcelona.

ARTÍCULO DE OPINIÓN.

Hoy 19 de febrero los sindicatos mayoritarios han convocado a las 12 h protestas por todo el Estado español contra la reforma laboral aprobada por el PP que supone el más retroceso para los derechos de los trabajadores de la democracia y parece que también quiere aprobar una regulación (limitación) del derecho a la huelga. Hoy es día para sumar sindicatos mayoritarios y minoritarios, movimientos sociales y partidos de izquierdas contra esta nociva reforma.

En algunos ámbitos, se oyen muchas voces críticas con los sindicatos mayoritarios, y no voy a ser yo quien no los critique, pero no entiendo a quien habla de no ir a estas protestas porque las convocan UGT y CCOO. Hoy hay que sumar. Con todo, mi apoyo no está exento de críticas y matices.

En mi opinión los sindicatos mayoritarios hace años que se equivocan de estrategia. Hace tiempo que parece que han renunciado a hablar de política. Sí, de política, como hace  la patronal CEOE sin ningún rubor: piden desde hace tiempo la privatización de la sanidad, la educación y la seguridad social, ¿o eso no es política? Y el problema es que, sobre todo, los sindicatos mayoritarios no generan debate social a partir de los medios, se dedican, sólo, a reaccionar contra los ataques a los derechos laborales. No llevan la iniciativa  en el debate contra la crisis. ¿Por qué no insisten en su idea que para salir de la crisis hay que subir impuestos a clases altas, hay que fomentar más derechos laborales y alza del salario mínimo e impulsar el consumo, además promover la iniciativa pública y, porque no decirlo, la creación de empleo público con, por ejemplo, el desarrollo de la necesaria ley de la dependencia?. La economía “depresiva” en la que vivimos -recortes, pérdida de poder adquisitivo y descenso del consumo- no es el mejor panorama para salir de la crisis. “Señores de los sindicatos mayoritarios”: Por favor, ¡¡hablen de política!!

No movilizan a sus bases y a veces éstas les superan por debajo. La huelga del 8 de junio de 2010 contra el recorte de salarios en la función pública no tuvo demasiado éxito. En este caso el problema gordo no era tanto el recorte de los trabajadores públicos, sino que eran el paso previo para las rebajas salariales que ya se han producido en el sector privado. La huelga del 29 de septiembre pese a tardía tuvo un éxito considerable, teniendo en cuenta que se realizó en medio de una crisis y pese a los temores de las cúpulas sindicales. También realizaron una míniprotesta contra los cambios en la Constitución hechos en agosto del año pasado a espaldas de los españoles y sin referéndum para poner límites al déficit público. Todo hecho como con pocas ganas y sin demasiada convicción, ni ganas de presionar. “Señores de los sindicatos mayoritarios” ¡¡sean valientes!! No tengan miedo a molestar, tenga miedo a quedarse cortos ante una derecha y una gran patronal envalentonada.

Reaccionan lentamente, cuando la patronal es ágil, está pidiendo -y consiguiendo- sus máximos y está radicalizada sin ningún tipo de verguenza. A veces da la sensación de que les falta sangre a estos sindicalistas del siglo XXI donde tal vez demasiada gente vive de los sindicatos y reciben demasiadas ayudas públicas que lastran su operatividad. La independencia económica siempre ha garantizado una mayor capacidad de reacción. El sindicalismo no es una profesión es una manera de ver el mundo y como tal hay que ponerle pasión y creérsela. Sólo así se producen cambios: los técnicos que gestionan el día a día en las centrales no producen cambios sociales, la valentía política sí.  “Señores de los sindicatos mayoritarios” no se burocratizen porque pierden su esencia que es defender los derechos de los trabajadores y su calidad de vida.

Dicho esto, sí que pienso que los sindicatos mayoritarios dependen, en exceso, de las subvenciones y estan, en exceso, burocratizados, pero no son los únicos. Los medios sólo parecen saber criticar a los liberados sindicales (que son necesarios), pero nadie se acuerda de los millones de euros que van a la patronal para pagar a sus liberados. O con los partidos políticos. O con la Iglesia. Seamos justos. Partidos, patronal o Iglesia también reciben demasiado dinero. Recortemos a todos o a ninguno.

En este país hay cinco millones de parados. ¿Porque no los mobilizan? ¿Porque no hacen una propuesta para afrontar el paro y luchan por ella? Sólo con buenas intenciones y negociaciones técnicas no llegamos a ninguna parte, esto es un tema político. “Señores de los sindicatos mayoritarios” atrévanse a mobilizar a los parados para mejorar sus derechos y para que se realicen políticas progresistas que generen empleo, pueden ser una gran fuerza social. Sin fuerza de presión no hay cambios sociales

No movilizan, ni difunden, ni sensibilizan. La CEOE está (omni)presente permanentemente en el debate mediático sobre cómo crear empleo, qué hacer con la sanidad, educación o medios públicos, que modelo de desarrollo de la ley de la dependencia se debe de hacer o a favor del retraso de edad de jubilación. Y con un tono muy agresivo. Los sindicatos muchas veces ni aparecen, ¿que pasa? “Señores de los sindicatos mayoritarios”, ¡¡salgan a la calle!! Sigan el ejemplo de los sindicatos franceses. Y sobretodo ¡atrévanse con los medios y las redes sociales! No basta con salir en temas estrictamente laborales: hay que salir en los medios para defender y hacer propuestas sobre todos los derechos de los trabajadores, sanidad, jubilación, educación, medios públicos e independientes y dependencia.

Decepción con los sindicatos mayoritarios

Si bien no es comparable con la gran decepción que causan los políticos y los partidos, la sociedad tiene la sensación de que los sindicatos no defienden a los trabajadores, sinó que sólo defienden sus intereses como entidades. Y esto genera resistencia a sumarse a sus iniciativas. Como decía mas arriba, se oyen muchas voces que se resisten a seguir el son de los sindicatos mayoritarios. Por suerte, al final los más críticos en vez de no apoyar lo que han hecho es convocar pero en llamados “bloques críticos”. Hay que sumar,  y más si, como es el caso, tienen razón. Y para sumar, la sociedad tiene que participar. Esperemos que hoy sea el día en que los trabajadores se mobilizan en defensa de sus derechos, y para ello se tienen que sumar sindicatos minoritarios y mayoritarios, movimientos sociales y partidos de izquierdas. Sólo si conseguimos unirnos pararemos esta reforma.

Esto, si lo hacemos bien, no se acaba el 19 de febrero, sólo comienza.

Más información

Una nova reforma laboral extremadament agressiva i regressiva, amb l’abaratiment de l’acomiadament com a element central

Clamor contra el decretazo

Ocho derechos en peligro

La destrucción del derecho laboral

Comunicado de Jueces para la Democracia sobre la reforma laboral

La desorientació dels sindicats majoritaris

No les importamos

Sindicalízate, que algo queda

Aquesta entrada s'ha publicat en 29-M, Article d'opinió, Economia laboral, Espanyol i etiquetada amb , , , , , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s