Neus Munté (CIU): “El 25-N Convergència i Unió mejorará los resultados de hace dos años y se reforzará la mayoría sobiranista”

ENTREVISTA 

Entrevista publicada el 23 de novimebre en Revista Rambla

La diputada convergente, Neus Munté, vincula las dificultades actuales de Catalunya a la falta de un estado propio y cree que sin este “lastre” se podría salir más fácilmente de la crisis y habría menos “recortes”. Señala, además, que durante la próxima legislatura CIU, según lleva en su programa electoral, impulsará una consulta popular para comprobar el apoyo que tiene la propuesta de un estado catalán propio entre la ciudadanía. Neus Munté ha estado ligada durante años al sindicato UGT y en las elecciones del 25-N es el número 11 de la lista electoral de Convergència i Unió por Barcelona.

¿Qué resultado esperáis el 25-N?

Un resultado que sea muy claro a favor del derecho a decidir y de la necesidad de este país por avanzar hacia una nueva estructura política. No soy demasiado buena haciendo “porras” y previsiones, por lo tanto, no me atrevo a decir el número de escaños que sacaremos, pero sí que CIU tendrá un resultado muy bueno, mejor que hace dos años, y que se reforzará la mayoría soberanista en el Parlamento. Esto que digo se percibe en la calle: los mensajes llegan y la gente está ilusionada.

Y cuál es el camino para conseguir una nueva estructura política. Estáis hablando de estado propio, de un nuevo estado en Europa, de estructuras de estado, etc. ¿Como se concreta? ¿El ciudadano vivirá mejor o peor?

La primera estación era intentar conseguir el pacto fiscal en la línea del concierto económico pero no se ha podido conseguir por una negativa rotunda y clara por parte del Estado español. Por eso, el presidente Mas decidió convocar elecciones anticipadas para que hubiera un nuevo Parlamento legitimado para dar un paso adelante. No nos han aceptado el pacto fiscal y nosotros, pero también una amplia mayoría de fuerzas políticas y sociales, creemos que sin unas nuevas reglas del juego desde el punto de vista fiscal Catalunya no puede salir adelante. Por lo tanto, lo que se plantea en esta contienda electoral es que nuestro país pueda decidir sobre su futuro. En el hoja de ruta que me pides, el primer paso seria poder convocar una consulta dentro de los parámetros legales estatales o catalanes que permita preguntar y ver si hay una mayoría social a favor de una Catalunya que sea un estado dentro de la Europa de los estados libres. Esto debe de poder trasladarse a poder cambiar el marco relacional con el Estado español, desde un punto de vista fiscal y político.

Y estos cambios ¿harán la vida al ciudadano más fácil y más difícil?

Más allá del miedo que se quiere introducir en Catalunya por parte de los “unionistas”, que hablan de que todo será un desastre, nosotros estamos convencidos de que Catalunya se puede mantener dentro de la Unión Europea. Y que, de hecho, si conseguimos una estructura de estado tan importante como es una hacienda propia, los 16.000 millones que cada año se van de Catalunya y no vuelven, se quedarán e incrementaremos notablemente el potencial que tenemos por activar determinadas políticas o mantener los servicios públicos.

¿Se acabarían los recortes sociales?

Los ajustes no tendrían en absoluto la dimensión que tienen ahora, de eso estoy convencida. Que los recortes se acabarían de la noche a la mañana no me veo capaz de prometerlo. Y esto es así porque, entre otras cosas, países europeos que no tienen déficit fiscal y tienen una renta por cápita más elevada que la nuestra también los hacen. Estamos en un marco de austeridad económica y la situación económica no cambiará de la noche a la mañana. Por lo tanto, nos quedan años de ajustes, aun cuando con un estado propio no tendrían la dureza ni la crudeza de los que se han tenido que hacer en Catalunya y al nivel del Estado en los últimos dos años.

El actual presidente de la Generalitat, Artur Mas, hablaba en el debate entre todos los cabeza de lista que se realizó en TV3, de mantener el Estado del bienestar. Para un ciudadano que ha vivido los recortes le puede parecer contradictorio este discurso con las políticas sociales se están aplicando. ¿Cómo se ve todo esto desde tu perspectiva ya que has sido a la vez diputada de CIU y miembro de un sindicato?

He estado en la UGT y estoy muy orgullosa y continúo afiliada y vinculada. Pese a los recortes, se mantienen las estructuras básicas del estado del bienestar. Es decir, pese a los ajustes y la disminución de ingresos, pese a que el presupuesto de la Generalitat ha disminuido, el porcentaje de las políticas sociales sobre el total se ha mantenido e incluso se ha incrementado un poco. Los ajustes en políticas sociales son más visibles porque tienen un gran efecto sobre la gente, aunque también porque son las áreas con mayores presupuestos. Lo que no se explica tanto es que departamentos como Infraestructuras o Territorio y Sostenibilidad son los que han sufrido una bajada presupuestaria más grande así como el propio departamento de Presidencia.

Además, aquí se pueden explicar muchas cosas. Por ejemplo los centros especiales de trabajo (que tratan personas con grandes dificultades para acceder al mercado laboral) tienen unas partidas específicas que el Estado central remite a la Generalitat para poder financiar su funcionamiento ordinario. Pues bien, el Gobierno español ha eliminado esas aportaciones y estamos hablando de personas con un alto grado de afectación y de riesgo de exclusión social. Desde el Gobierno de la Generalitat lo que haces se priorizar gastos a partir de los pequeños y menguantes recursos propios para intentar cubrir las necesidades de aquellos centros. Se han producido atrasos porque no cobramos las partidas presupuestadas por el Estado español o no llegan a tiempo. Pongo el ejemplo de los centros especiales de trabajo porque lo conozco de cerca, pero es extensible a lo que pasa con todas las entidades del tercer sector. Para paliar todo esto, hemos tenido que acudir al Fondo Autonómico de Liquidez. En este sentido, el Estado central ejerce una función absolutamente desleal.

¿Están haciendo chantaje?

Es un chantaje puro y duro, y esto ha empezado cuando aquí el discurso de la calle empieza a ser de decir basta a muchas cosas. El Estado español, todavía ahora es quien debe dotar de recursos a las comunidades autónomas. Otro ejemplo son las políticas activas de ocupación que sirven por hacer formación y orientación laboral a las personas paradas, y en las cuales ¡han infringido un recorte del 57%! Se ha continuado haciendo formación y orientación pero claro sin los recursos con los que se contaba.

No hay margen de maniobra por parte de la Generalitat por obtener nuevos recursos?

¿Cuál seria? ¿Volver a poner el impuesto de sucesiones sobre la mesa? Aquel impuesto, y esto ha tenido un debate y un recorrido importante, era una promesa electoral. Nos encontrábamos en un marco en el que el impuesto de sucesiones y donaciones ya se había eliminado en tres de sus cuatro tramos, y el cuarto fue el eliminó CiU. ¿Con ese dinero sino se hubiera eliminado el impuesto se hubieran podido hacer cosas? Sí, desde luego, pero estamos hablando de una pequeña. Para algunos sería una medida simbólica e importante, y lo acepto y lo respeto, pero no cubría el que se debía ajustar.

El margen de maniobra del Gobierno de Catalunya es, desgraciadamente, muy pequeño y el gran problema es el déficit fiscal estructural de 16.000 millones, 45 millones cada día. Insisto, hay, además, dinero con el que contábamos porque estaba presupuestado por el Estado español y no llega. A su vez, se está incumpliendo la disposición adicional tercera del Estatuto de Autonomía de Catalunya -que fijaba la dotación económica para infraestructuras- que no llega. Entonces el margen de maniobra se hace más y más pequeño. Sino tuviésemos esta fuga de 16.000 millones seguro que se podrían hacer políticas de una manera muy diferente porque tendríamos recursos.

¿La legislatura que viene se acabarán los recortes?

Tenemos la máxima de no prometer una cosa para después tener que hacer otra. El presidente Mas con esto es sumamente cuidadoso. Estamos convencidos de que si podemos cambiar este marco relacional con el Estado español, si podemos apostar por una hacienda propia y que nuestros recursos se queden aquí, seguro que los recortes menguarán en gran medida.

Y entonces ¿el problema no será pagar la deuda?

Los requerimientos que nos vienen de Europa, pero también de un Estado español que nos falla y nos es desleal con el déficit y la deuda. Mientras ellos consiguen mayor flexibilidad para el pago de su deuda, en Catalunya no nos se nos da más flexibilidad. Como dice el presidente Mas, nos centrifugan el déficit y esto impacta nuevamente sobre aquellas partidas más sensibles. Con todo, aquí se han aplicado políticas de austeridad con el máximo rigor posible, criticables sí, pero se han hecho los deberes y no se ha mirado hacia otra parte. No se ha seguido gastando sin ton ni son, y esto no se valora.

TV3 ha hecho público un reportaje sobre personas mayores que ya no van a buscar medicamentos porque no los pueden pagar. Entre los desahucios y las dificultades para llegar a final de mes, ante el empobrecimiento de muchas personas, la ciudadanía no ve solución por ninguna parte.

Como que somos una comunidad autónoma y no tenemos un estado propio, no podemos acudir a determinados ámbitos y por lo tanto no somos sujetos adecuados para recibir créditos. En cambio, somos un país con muchas oportunidades, hay salidas. El año 2011 y lo que llevamos de 2012 han crecido las exportaciones catalanas al extranjero. El área metropolitana de Barcelona, y por lo tanto el conjunto de Catalunya, es una región enormemente atractiva a nivel económico, sólo por debajo de París y Londres, y muy por encima de Madrid. Si nos ubicamos en una perspectiva de un estado propio, sin el lastre del Estado español, somos un país interesante y estratégico en Europa y muchas potencias nos pueden ayudar a disponer de unos recursos que en estos momentos se nos niegan.

¿Cúal es la posición de CIU respecto las peticiones de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca?

No pasa en ninguna otra parte de Europa que un ciudadano siga teniendo una deuda hipotecaria después de que el banco se quede con la casa y esto es un problema específico de la ley española. Ha habido diferentes iniciativas para modificar esto y hemos votado en contra o nos hemos abstenido por motivos técnicos o jurídicos. Con todo, sino se aprueba una nueva legislación es por culpa de los dos grandes partidos españoles, nosotros no tenemos peso en el Congreso español para modificar esto. El gran problema en este caso es que hemos llegado tarde y esto supone un fracaso colectivo. En este sentido, se debe reconocer que la Plataforma de los Afectados por la Hipoteca y los sindicatos nos han dado una lección de como movilizarse por parar desahucios.

Y con un estado propio ¿que haría CIU?

Si tubiésemos un estado propio no dependeríamos de España y podríamos legislar al respecto. Buscaríamos la fórmula jurídica más adecuada, que podría ser la dación en pago, para que esto no suceda. Aunque con las competencias que tenemos actualmente en vivienda se han implementado medidas como por ejemplo el impulso del Servei d’assessorament sobre el deute hipotecari Ofideute. También se ha trabajado en materia de alquiler social, pero se necesitan mucho más esfuerzos. Además, el Parlament aprobó en esta legislatura y por unanimidad una propuesta no de ley para llevar al Congreso español en la línea de la dación en pago. Hay la dificultad para abordar la retroactividad de estas, y probablemente esto requerirá la aplicación de medidas extraordinarias.

Otra de las grandes preocupaciones ciudadanas gira alrededor de la generación de empleo en este contexto de crisis.

Es lo más importante, finalmente, porque si la gente tiene trabajo y tiene un sueldo a final de mes, las otras cuestiones como por ejemplo el riesgo de pobreza o la imposibilidad de pagar la hipoteca se alejan. La generación de empleo es el objetivo principal de nuestro partido. Desde Convergència vinculamos el estado propio a poder impulsar políticas de generación de ocupación desde el momento en el que las estructuras de estado nos permitiría disponer de más recursos para generar puestos de trabajo. No pensamos que estos se tengan que generar en el sector público, como dicen algunos. El incremento de puestos de trabajo que necesitamos vendrá del sector privado y pasa porque las empresas no tengan que cerrar y puedan contratar más personas y, a la vez, por atraer la inversión extranjera.

Aprobasteis la reforma laboral y hay más gente al paro.

Hemos aprobado todas las reformas laborales porque siempre han supuesto una mejora y una flexibilización del mercado laboral español. Es evidente que por si sola no solventa nada, tampoco la anterior hecho por el último gobierno socialista. En esta al menos, aun cuando tiene carencias, desde el primer minuto se reconoció que no generaría puestos de trabajo.

Entonces que se debe hacer por crear puestos de trabajo.

Las leyes se tienen que hacer para impulsar la economía pero la generación de puestos de trabajo debe venir de la mano de las empresas y de la facilidades para que puedan incrementar el número de nuevas contrataciones. Se debe impulsar el consumo para que las empresas vendan y debemos hacer que venga la inversión extranjera y que se incrementen las exportaciones catalanas. Al mismo tiempo, debemos hacer que nuestras empresas puedan sobrevivir y tengan una mayor capacidad de adaptación e innovación. Esto sólo es posible con recursos y talento. Las empresas deben saber encontrar su filón y aprovecharlo. Se deben mejorar las infraestructuras porque es un importante factor de competitividad, el actual déficit en este ámbito incrementa los costes. Si tenemos un estado propio podremos decidir sobre qué infraestructuras nos hacen falta.

Alícia Sánchez-Camacho (PP) también habla del corredor mediterráneo como una prioridad

Pues no lo parece, porque el AVE de Girona a Francia todavía no se ha hecho.

Se debe hacer inversión pública por salir de la crisis?

La colaboración público-privada es buena en muchos ámbitos y en el de las infraestructuras también. Con un estado propio podríamos hacer más inversiones públicas. Como que no lo tenemos no las podemos hacer, sin los recursos suficientes no se puede promover la creación de empleo.

Por lo tanto, si se están haciendo políticas de austeridad en vez de inversión ¿Quiere decir que no se está haciendo de inversión pública necesaria para salir de la crisis?  

No se hacen las políticas para salir de la crisis de la magnitud y profundidad que querríamos pero es evidente que sí se están promoviendo medidas en este sentido. Pese a los recursos limitados, se ha apostado por políticas industriales y por el terreno de la formación profesional buscando que los alumnos puedan realizar prácticas. También se han implementado ayudas por parte del Institut Català de Finances y dirigidos a que las empresas puedan hacer inversiones. Nos gustaría contar con un presupuesto más grande, pero desgraciadamente no es así. Si contáramos con un estado propio, los recursos serían mucho mayores, y los esfuerzos para salir de la crisis también.

Entonces vinculáis salir de la crisis, claramente, a las “estructuras de estado”. Pero esto puede ser un proceso de años, ¿mientras qué hacemos? 

Con respecto a las estructuras de estado lo que es primordial es tener hacienda propia y esto no será de un día por el otro, es evidente, pero no tiene porque tardar 3 o 4 años. Hay estructuras de estado que ya existen: tenemos un modelo educativo propio, unos medios audiovisuales propios, etc. De hecho, ya existe el embrión de hacienda propia y hay la experiencia de recaudación de impuestos por parte de las diputaciones provinciales. No estamos planteando un hoja de ruta en la que se tarde años en poder apreciar sus efectos. Igual que la consulta, que se hará en esta legislatura, como dice nuestro programa.

¿Cuál será la pregunta?

La pregunta se deberá pactar. Eso sí, debe ser clara, sino fijaos en la dificultades que ha dado en otros estados.

¿La pregunta será sobre el pacto fiscal o sobre el estado propio?

El pacto fiscal está superado, nos ceñiremos al encaje. Preguntará a la ciudadanía si quiere que Catalunya tenga un estado propio dentro de Europa.

El Mundo ha publicado en la última semana de campaña una información que apunta que Artur Mas, entre otros destacados líderes de Convergencia, podrían tener cuentas secretas en Suiza.

Se han presentado una querella al respeto desde el del partido, es la única arma que se tiene contra la difamación. Es evidente que la noticia ya ha salido, todo el mundo ha hablado de ella y ya se ha recibido un impacto negativo. Entonces la única opción es confiar en el estado de derecho y presentar una querella para defenderte. En este sentido, le reprocho a Pere Navarro (PSC) que dijera que si Mas desmentía la información le daría su apoyo personal y político, una vez desmentido por el presidente, haya callado. Está en su derecho, pero espero cohesión por parte de los partidos y deberíamos poder parar esta pelota porque sino se le hace el juego a un determinado medio de comunicación. Además, ¿qué credibilidad tiene un medio que todavía mantiene que la autoría de la 11-M fue de ETA?

 

Aquesta entrada ha esta publicada en Eleccions 20-N, Entrevista, Espanyol, Política, Revista Rambla. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s